Julio Iglesias se arrepiente de no haber sido un buen hijo

El artista afirma que la fama y la inexperiencia de la juventud a veces hacen que te olvides de las cosas realmente importantes de la vida. Es por este motivo por el que Julio confiesa que si pudiera volver atrás intentaría mantener una relación más cercana con sus padres.

„Me aproveché poco de mis padres, tenía que haber sido más generoso con ellos. De jóvenes somos despiadados: llamadas cortas, espaciadas, poca comunicación, ahora ya es tarde“, declaró en una entrevista concedida al periódico La Vanguardia.

El cantante ha revelado que nunca creyó ser una persona con talento. Sin embargo, el apoyo de sus progenitores fue el que le animó a buscar el éxito.

„A mí la vida me dio la posibilidad de ser un cantante malo, pero cantante. Un anestesista amigo de mi padre me regaló una vieja guitarra y me entretenía aprendiendo a tocar y componiendo canciones muy sencillas que cantaba a mis padres, a los que les parecían maravillosas, y yo me lo creía“, añadió.

A sus 68 años, el intérprete asegura que su vida es la música, por lo que su mayor deseo es morir -uno de sus mayores miedos- en los escenarios.
„Yo lo que quiero es que me dejen cantar hasta la muerte. Le temo a la muerte, y como no puedo comprar tiempo lo que hago es ganarlo con reflexiones intensas, con miradas generosas, sin juzgar, diciendo más síes que noes, sacudiéndome antiguos radicalismos, entendiendo más a los otros y comunicando más con menos“, señaló.